Conociendo Suecia; el arte urbano del metro de Estocolmo



Suecia ofrece un sinfín de matices turísticos para sus visitantes, que se sorprenden no solo con su geografía tan exquisita o su arquitectura clásica, sino además por su impronta artística urbana, como es el caso del famoso metro de Estocolmo, su ciudad capital.

Considerado uno de los más bellos de Europa, el sistema de metro de Estocolmo brinda a sus usuarios una experiencia artística que estimula sus sentidos y agrada al alma, al representar en sus paredes hermosísimas obras de arte urbano cuyos colores brillantes deleitan el espíritu alejando el estrés cotidiano.

En cada parada se puede disfrutar de sus corredores que brindan un verdadero festín visual, que sumerge a los viajeros un mundo mágico subterráneo, estimulando sus sentidos y proyectando su imaginación para que por un instante se traspase los límites de la realidad.

El metro de Estocolmo cuenta con 100 estaciones, de las cuales 47 son subterráneas y como dato histórico la construcción del gran sistema comenzó en 1941, siendo la apertura de la última estación en 1994. Entre sus cavernosos interiores se puede apreciar texturas rusticas naturales, así como otras de mosaico o incluso la incrustación de estatuas románicas.


El metro de Estocolmo se puede considerar sin lugar a dudas una galería de arte gigantesca y un paseo imperdible para incluir en cualquier recorrido destinado a descubrir la cultura sueca, ya que podremos encontrar más de 110 obras de arte creadas por 150 artistas en cada estación de conexión.

En la estación Solna Centrum de la línea azul destaca por su aspecto cavernoso, con techo de color rojo brillante, mientras que las paredes de la estación representan un bosque de abetos que se puede apreciar por casi un kilómetro de largo.