Cudillero, paraíso escondido en Asturias


Cudillero es un pequeña localidad del Principado de Asturias, situada en el norte de España. Este sencillo pueblo de pescadores es ideal para una visita a pie en la que disfrutaremos de numerosos encantos. Sus casas, pintadas en vivos y contrastados colores, cuelgan de los acantilados que las rodean, configurando un paisaje mágico. En los balcones cuelgan los típicos pescados "curadillos", secándose al sol de forma tradicional, como se hacía en la época romana.

Las empinadas callejuelas nos conducen a la plaza de La Marina, donde un buen número de bares y restaurantes nos brindan la excelente gastronomía asturiana. Los aparejos de pesca y las redes tendidas al aire están presentes en todos los rincones, conservando la esencia de este pueblo marinero. Por algo a sus habitantes se les conoce como “Pixuetos“, término que parece tener su origen en la palabra Pix (Pez). Nada mejor que detenerse a comer pescado o marisco en el puerto y luego visitar el faro de Cudillero. Desde 1858, este baliza ilumina el mar desde la Punta Roballera, una zona de gran valor geológico. 

Los principales edificios son la capilla del Humilladero y la Iglesia de San Pedro, ambas de estilo gótico, la Iglesia de San Martín de Luiña, la quinta de Selgas y la casa rectoral. Todas las edificaciones del pueblo se adaptan a la pendiente del terreno de forma versátil y pintoresca, por lo que Cudillero está catalogado como Conjunto Histórico Artístico.

Un paraje que nos transportará a otro mundo es la Playa del Silencio o del Gaviero. Nombres ambos muy acertados, pues en esta tranquila playa en forma de concha sólo se escucha el rumor de las olas y el graznido de las gaviotas que anidan en los acantilados. Un lugar ideal para relajarse y bucear descubriendo la abundante vida marina.