Descubriendo la India mística y milenaria



La India tan antigua como mística representa un destino con matices diversos, siendo una de las tendencias turísticas que destacan, la búsqueda de la espiritualidad, ya que esta tierra encierra para muchos las claves de la vida misma, donde a pesar de contener una pobreza extrema mantienen sus raíces religiosas y filosóficas que trascienden el tiempo y atraen como un imán a todos los que se encuentran en una búsqueda interior o de sanidad.

En India podemos descubrir los bastiones espirituales que se encuentran inmersos en aromas que despiertan los sentidos a sensaciones únicas brindando un marco de palacios románticos, gente colorida y templos antiguos, así desde los desiertos de Rajasthan, las frías laderas del Himalaya, las playas bordeadas de palmeras de Kerala, las aldeas simples o las ciudades modernas y sofisticadas, todos contrastan en una combinación que no existe en ningún otro punto del planeta, por lo que podemos aseverar que India es un país de diversidad fascinante.

La notable historia que guarda 5000 años de conocimientos sobre todas las áreas del acontecer humano, ubican a la India como una de las civilizaciones más antiguas y misteriosas del mundo, donde poderosos imperios, períodos de conquista e influencias religiosas han contribuido a la mezcla cultural única e inmensa.

Destinos imperdibles de la India


-Darjeeling, es la sede de los monasterios budistas, donde se encuentran emplazadas las famosas plantaciones de té, coloridos mercados y tiendas de artesanías.

-Khajuraho es conocida por sus templos adornados con decoraciones de dioses y diosas, guerreros, animales y posturas eróticas.

-Bombay, una isla conectada por puentes a tierra firme, que es el centro financiero de la India y es el corazón de la industria del cine hindi, donde se encuentra “Giant Studios”.

-La Puerta de la India (un arco) que representa el emblema popular de la ciudad de donde salen los barcos para la Isla Elefanta (conocida por sus templos excavados en la roca).

-Las Cuevas de Ellora, donde se encuentran los templos rupestres nombrados “Patrimonio de la Humanidad” a unos 30 km de Aurangabad.


La India es un destino incomparable que invita a volver una y otra vez, ya que su misterio se arraiga en el interior del viajero y el deseo de retornar nunca lo abandonará.