Londres: un contraste entre modernidad y tradición


El Londres de hoy día poco tiene que ver con la imagen victoriana que muchas películas históricas suelen retratar. Londres es una explosión de colores, culturas y arquitecturas de lo más diversas. Cuando uno recorre los distintos barrios de la ciudad siente como si en pocos pasos pudiera pasar de una parte a la otra del mundo, pues Londres es ciudad de acogida de muchas culturas y tradiciones. A pesar de todo, los ingleses continúan manteniendo cierta distancia con todo el mundo, dando una clara muestra de su carácter orgulloso. Así pues, la ciudad refleja estos contrastes tan típicos de los ingleses, pioneros en algunos aspectos y muy tradicionales en otros.


Si vuestra intención es hacer una escapada a la capital inglesa, no os preocupéis porqué tendréis tiempo de ver los clásicos en poco tiempo. Lo ideal es empezar por el Palacio Westmister (más conocido como el Parlamento o el Big Ben) y, dependiendo de gustos y del tiempo entrar en una de las visitas turísticas y conocer algo más de la historia de Inglaterra. A pocos pasos encontraremos la famosa Abadía de Westmister, lugar de celebración de fastuosas bodas de príncipes o donde residen las tumbas de personajes tan ilustres como Darwin. Muy cerca del Parlamento también está el “London Eye”, la noria que se construyó como celebración del nuevo milenio. También andando podemos llegar hasta el palacio de la reina, Buckingham Palace, y, con un poco de suerte, asistir a el cambio de guardia. Por supuesto, un viaje a Londres tampoco sería lo mismo si uno no se sube en uno de sus autobuses rojos de dos plantas. ¡Es toda una aventura!

A parte de los imprescindibles ya comentados, Londres ofrece distintas modalidades de turismo, dependiendo del gusto de cada cual. Por ejemplo, si se quiere hacer una visita más cultural, sin duda hay que visitar todos y cada uno de los grandes museos de la ciudad, la mayoría de ellos gratuitos: empezando por el British Museum, hasta la National Gallery, el Tate Gallery o el Natural History Museum. En cambio, si se prefiere visitar los grandes palacios de la compra, una parada obligada es Harrod's, y si se quiere ampliar no hay más que seguir la calle de estos grandes almacenes, ya que toda la avenida está repleta de tiendas.

Sin duda una ciudad llena de posibilidades y con una amplia oferta turística, adaptable a todos los gustos.