Londres y sus fantasmas; Tour de Jack el Destripador


Londres ofrece un atractivo muy especial para los visitantes, ya que al caminar por sus calles pueden sentir a flor de piel la historia que aun se mantiene viva y hace de esta fascinante ciudad un lugar lleno de misterio, donde personajes legendarios o sus fantasmas están mas vivos que nunca y así lo hacen sentir tours tan originales como los dedicados a nada menos que “Jack el Destripador”.

Recorriendo la historia de Londres a finales del siglo XIX, la ciudad se estremeció con una serie de asesinatos verdaderamente atroces, cometidos al abrigo de la espesa y característica niebla londinense en el barrio pobre de East End, donde hasta el día de hoy se sigue estimulando la imaginación de los visitantes, ya que aun pueden captar la presencia del asesino más despiadado de la historia, que nunca fue atrapado y por lo tanto se mantiene vivo, “Jack el Destripador”.

Sus crímenes han quedado sin castigo y su identidad aun hoy le quita el sueño a muchos, así como a otros los ha enriquecido, por ejemplo a los escritores y la industria del cine, que siguen rompiendo taquilla con esta inagotable historia del asesino perfecto que burló a la mundialmente reconocida Scotland Yard y por supuesto la industria turística no podía quedar al margen y quien visita Londres no puede dejar de palpar la historia de Jack y tratar de descubrir quien fue.


El Tour de Jack el Destripador es un clásico londinense y una de las principales atracciones de la ciudad, que alberga muchos pasatiempos para los turistas y de gran calidad, como pocas ciudades en el mundo pueden ofrecer.

Esta industria turística tuvo sus comienzos ya en 1888, cuando los asesinatos cuyo patrón era las prostitutas comenzaron, atrayendo la atención mundial de la época y donde comenzaron a migrar escritores, periodistas y gente de muy buen pasar, atraídos por semejante historia.

Los tours describen con lujo de detalles los asesinatos en el lugar exacto donde se cometieron y realmente introducen al visitante en un viaje a través del tiempo, que jamás olvidará.