Descubriendo el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar.


En España, país de contrastes y singularidades, encontramos destinos muy diversos en los que pasar nuestros periodos vacacionales.
Tanto para los amantes del mar como para los del medio rural, hay opciones cada vez más plurales, así como lugares que engloban ambas características.

Almería y su entorno protegido de Cabo de Gata son hoy día un frecuentado destino de turistas que desean vivir unas vacaciones de ensueño con todo lo bueno del mar y todo lo auténtico de la naturaleza autóctona. 

Este Parque Natural constituye uno de los parajes con mayor biodiversidad de Europa; alberga alrededor de 1000 especies vegetales terrestres y hasta 250 marinas. Además, a lo largo de sus caminos encontraremos grandes hectáreas de campos de agaves” y de olivos, que darán a nuestras excursiones un hermoso marco visual con los elementos más característicos del paisaje mediterráneo, mezclado con una orografía similar a las regiones del Rif del Noroeste de África.

Su extraordinaria costa repleta de playas acompaña con justicia a este medio natural. Existen calas y playas tanto nudistas como no nudistas, de  acceso a pie o en coche, de aguas bravas o más calmadas. En la costa de la provincia de Almería encontraremos playas para todo tipo de público y ningún turista sibarita podrá echar en falta las majestuosas costas de la zona del Caribe.

Son sin duda estas playas de Cabo de Gata las que dan a la región el distintivo más anhelado entre el público turístico.

Algunas de ellas, ya legendarias, atraen toda la atención:
"Cala de San Pedro" (Las Negras), característica por su belleza natural y entorno rocoso, así como por sus antiguos asentamientos hippies.
"Los Genoveses" (San José), de arena dorada, con incipientes dunas alrededor.
"Playa de El Mónsul" (San José), de aguas cristalinas y de delicada arena. Una de las playas más amplias. Muy visitada.
"Cala Chica" (San José), maravillosa cala de acceso a pie. Dos km desde  Los Genoveses. Muy visitada por su belleza, a pesar de su complicado acceso. Se necesitará buen calzado para sortear las hierbas agrestes de la colina que habrá que subir y bajar para llegar a ella.
"Ancón de Cabo de Gata" (Almondraba de Montelva), paraíso virgen.

Entre muchas otras, estos lugares de descanso disponen de núcleos muy pequeños urbanizados alrededor. 
No se encontrarán grandes hoteles ni elevados edificios, sino que los complejos residenciales se organizan de forma más tímida y sin interrumpir la belleza de los exuberantes paisajes.

"San José" es uno de los pueblos representativos del tipo de alojamiento que se suele practicar en esta zona de Cabo de Gata: pequeños aparta-hoteles, apartamentos en arriendo a particulares y zonas de acampada. Este tranquilo pueblo en particular, verá copado su aforo de viviendas durante los meses de verano o durante la Semana Santa, y el resto del año será a penas habitado por una pequeña cantidad de habitantes extranjeros, pensionistas y amantes de la localidad que han decidido asentarse en ese lugar típico de veraneo.

No obstante, la posibilidad de explorar en el parque Natural de Cabo de Gata-Níjar no termina en sus costas y naturaleza, sino que también entraña la opción de encontrar resquicios de interés etnográfico, como por ejemplo el pueblo de Rodalquilar, donde todavía permanece la estructura de una antigua mina de oro, hoy día en desuso, que hará que más de uno se entusiasme por una experiencia de tal alcance: las ruinas y el abandono de un macro-complejo tras la “fiebre del oro”.

No lejos de cabo de Gata, el desierto de Tabernas -además del interés natural que encierra- ofrece múltiples actividades para pasar algunas horas. En él está emplazado el parque temático "Oasys Poblado", también conocido como mini Hollywood, que contiene escenarios donde se recrean conocidas películas de género western, filmadas en esos emplazamientos durante la década de los sesenta.

Concluyendo, cabe decir que en estos tiempos de incertidumbre económica y de inseguridad general para una amplio espectro de la población, viajar es una de las cosas que desdeñamos primeramente al ver nuestras cuentas corrientes. Es por ello que destinos como este, vienen a refutar lo anterior y nos deja patente que viajar a lugares insólitos, puede estar al alcance de todos.