Los viajes por las mejores playas del mundo

Por todos los continentes encontramos playas impresionantes, paradisiacas y extremadamente bellas. Impresionantes.

El Mediterraneo es uno de los viajes mas enriquecedores del planeta

Su clima, sus islas, sus playas, su gastronomia, su fiesta, sus costumbres, ... son parte muy importante en cualquier destino del Mediterraneo.

Viajar por el mundo es uno de los placeres mas enriquecedores

Los multiples destinos de todos los viajes que todo el mundo quisiera visitar

Booking.com

Ofertas de Hoteles

Tenemos las mejores Ofertas de Hoteles en todo el mundo.

Los viajes por Europa estan llenos de sercretos por descubrir

Los diversos paises europeos esta repletos de gastronomia, cultura, religion y lugares impresionantes que poder visitar.

Mostrando entradas con la etiqueta Europa. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Europa. Mostrar todas las entradas

Los mejores lugares turísticos de Roma


Roma es una de las ciudades del mundo que fascina a sus visitantes hoy como en la antigüedad, ya que cada paso que se da en sus calles y cada construcción que se visita como; iglesias, monumentos, villas, sitios arqueológicos, plazas, pinturas y museos, se disfruta como un viaje a través de la historia, que para los propios romanos dio las pautas para dar forma a la civilización que ha alcanzado el mundo moderno.

Cuando llegamos a Roma por primera vez, es muy difícil elegir entre tantos destinos o lugares para disfrutar, ya que realmente se desea visitarlos a todos, por ello es un verdadero desafío decidir, qué no hacer, aquí les brindamos los lugares más elegidos por viajeros que se ha quedado enamorados del corazón de Italia, Roma;

-El Coliseo Romano

Un destino imperdible y que caracteriza a la ciudad desde hace milenios es el famoso Coliseo, un circo cuyos espectáculos subyugaron a todo el mundo antiguo, fue y es una verdadera obra de ingeniería, donde se llegaban a reproducir hasta batallas navales, sin contar la cantidad de animales salvajes que habitaban bajo sus arenas, más allá de los encuentros entre gladiadores que marcaron sus mejores épocas.

El Coliseo es considerada la más famosa ruina clásica de Roma y en la actualidad se permite a los visitantes un paseo mucho mas extenso que antaño, ya que pueden acceder a los pasadizos a través de los cuales los gladiadores y fieras hacían sus entradas.

-El Panteón de Agripa

El Panteón era el templo dedicado a todos los dioses ya que en Roma se practicaba el politeísmo y se mantiene erguido desde hace casi 2.000 años, sus puertas de bronce se pueden apreciar intactas y su cúpula, con su óculo, representó hasta el siglo XX, la más grande del mundo. Un monumento histórico verdaderamente imperdible.

-La Basílica de San Pedro

Esta fascinante Basílica deja boquiabiertos a todos sus visitantes sin excepción y lo que más asombra a parte del arte renacentista es que la iglesia católica la diseñó para genera entre sus fieles conmoción y temor. Es imperdible disfrutar a Roma desde la parte superior de la cúpula.

-Museos Vaticanos

En los museos vaticanos se podrá disfrutar de las habitaciones decoradas con el arte exquisito, así como las estatuas clásicas del Laocoonte a Pinturicchio y los encantadores frescos en la habitación Borgia.

Otros lugares imperdibles de Roma son; la Galleria Borghese, San Clemente, Santa María della Concezione, Ostia Antica, Ninfa, las Termas y muchísimo más tiene la eterna Roma, para maravillar a sus visitantes.

San Petersburgo: Un paseo por la historia de Rusia. Parte I


Para llegar a San Petersburgo hay múltiples maneras: se puede llegar en avión, en tren y autobús (desde puntos específicos de Europa) o en crucero. Pero para todas ellas, habrá que tramitar el visado ruso con antelación suficiente para no llevarnos sorpresas ante nuestro programado viaje. 

Cuando pensamos en San Petersburgo, solemos imaginarnos grandes avenidas, majestuosos palacios y apetitosas cúpulas de motivos imposibles. Y efectivamente, no vamos desencaminados. Pero también San Petersburgo es una ciudad de explícitos contrastes; el legado soviético en su arquitectura, en las relaciones locales, en los mercados y en los transportes conforman una atmósfera además de romántica, de una peculiaridad desbordante.

San Petersburgo fue diseñada a principios del siglo XVIII por el zar Pedro I “el grande” para descentralizar la administración de su capital, Moscú. El enclave fue decidido con el propósito de crear una nueva “ventana a Europa”, a orillas del río Nievá y próximo al mar Báltico.
Posteriormente pasó a llamarse Petrogrado (ciudad de Pedro) y más tardíamente en 1924 y con motivo de la muerte de Lenin, Leningrado (ciudad de Lenin); aunque tras la caída de la Unión Soviética en 1991 retomó su nombre original (de origen germano).

Hay numerosos lugares que visitar en esta espectacular ciudad, y el viajero que se decida por este destino deberá tomarse su tiempo en la urbe antes de abandonarla.
Uno de los espacios más espectaculares es el museo del Hermitage -donde vale la pena destacar que niños y estudiantes con carnet ISIC podrán entrar gratuitamente-, está constituido por el “Palacio de Invierno” y un complejo anexo al mismo. En este museo pueden encontrarse las obras y joyas más destacadas de la Rusia Imperial, así como una infinita colección que abarca desde el arte prehistórico hasta el impresionismo y expresionismo europeos de los siglos XIX y XX.
Pero el espectáculo del museo no se reduce solamente a sus colecciones, sino que engloba la experiencia de que el museo por sí sólo es una magnánima obra de arte que nos transporta a otros períodos de grandeza imperial, de fastuosidad del poder tallado en oro, convertido en lámparas y en cuberterías, en muebles y en elevados techos celestes con diferentes motivos. 
 
Un lugar de tales características que ha sobrevivido a la dureza de bloqueos, guerras y revoluciones, y que persiste incólume ante las inclemencias del tiempo no puede ser objeto de una visita fugaz, sino que sus visitantes disfrutarán de unas largas horas de contemplación y aprendizaje, pues el museo en sí mismo llega a suponer una clase magistral sobre la historia de la propia Rusia.

Tallín: Capital del Medievo Norte del S.XXI



Desde que en 2004 Estonia entró a formar parte de la Unión Europea, el nombre de su capital, Tallín, se ha hecho cada vez más frecuente entre los paquetes de viaje al Norte de Europa.

Su situación geográfica, su mezcla de grupos étnicos -estonios y rusos-, y su espléndidamente conservada ciudad antigua, hacen de Tallín uno de los destinos más aclamados de las Repúblicas Bálticas. El centro medieval de la ciudad antigua es definido por la UNESCO como uno de los mejor conservados de Europa. La atracción que esto supone es conocida por la población local, que hará de nuestra estancia en la ciudad un curioso viaje en el tiempo hacia épocas más remotas.

Las mejores estaciones para viajar Tallín son la primavera o el verano, aunque sólo en invierno se podrá apreciar el fantástico entorno cubierto de blanco que su población está obligada a soportar durante por lo menos seis meses al año.

En nuestra visita tomaremos la plaza mayor o Raekoja plats  como punto de partida, en la ciudad baja. En ella nos detendremos unos minutos para poder admirar su arquitectura y su conocida “Farmacia medieval”, la más antigua de Europa -todavía en funcionamiento- datada de 1492.

En el recorrido hacia el corazón de su centro, iremos ascendiendo poco a poco dejándonos llevar hasta la ciudad alta, hasta la colina de Toompea, donde la catedral ortodoxa de Alexander Nevsky, erigida durante el periodo zarista ruso en 1900, nos espera soberbia e intacta para poder ser admirada. 
Al entrar en el templo, las mujeres no han de olvidar que deberán vestir un pañuelo en la cabeza en señal de respeto hacia esta religión o bien para intentar pasar lo más desapercibidas posible. Una vez dentro, nos quedará de sobra manifiesto que la variedad y la belleza exterior de este tipo de Iglesias es bastante superior a la de sus espacios interiores. Al salir, nos tropezaremos en nuestro camino con el Parlamento y el Gobierno de Estonia, situados en el castillo y la casa Toompea.
Próximo a este emplazamiento, se encuentra uno de los miradores más esperados de nuestra pequeña ruta. Desde este lugar elevado se observan los múltiples tejados naranjas de teja a dos y tres aguas y el mar y el puerto se asoman a lo lejos pintando de azul un escenario que pareciera una maqueta deliciosamente preparada por un arquitecto del siglo XV.

Tallín también dispone de lugares extra-muros de lo más interesantes. Antes de franquear estos lugares, por si nos entrara el hambre, el restaurante “Olde Hansa” no nos dejará indiferentes; su iluminación con candelabros, las vestimentas medievales de los camareros y las vajillas de madera, latón y vidrio grueso harán que nuestros platos de carne de jabalí, alce, oso y guisos poco habituales, tengan un sabor todavía más auténtico. Acompañar estas rarezas con una buena cerveza de miel (medovuja en ruso) suele ser habitual para los más sedientos.
Pero si lo que queremos es un snack rápido para sortear al frío, la ciudad dispone de variados y numerosos cafés en los que tomar una buena sopa de remolacha (Borsh) o unos deliciosos pankekes (crepes).


Después de este piscolabis, iremos en dirección al mar atravesando una de las puertas de la ciudad medieval, Viru. Tras casi dos kilómetros a pie por la avenida Narva mnt, dejando atrás la Universidad Pedagógica, llegaremos a la zona de Kadriorg. Un arbolado parque con un estanque en el que habitan patos y rodeado de pequeñas casas de madera de diferentes colores, nos anunciará que un pequeño secreto se esconde entre sus ramas: el Palacio de verano de Catalina la Grande, de estilo barroco y diseñado por Pedro I, que alberga actualmente un museo.
Los cuidados jardines de esta edificación conectan con un pequeño camino que nos conducirá a una de las playas de la ciudad, donde nos toparemos con una sirena de piedra que nos recordará que los marineros naufragados de estas costas, no han sido abocados al olvido.
Contemplando las aguas calmadas de este pequeño mar nos entra cierto sopor, así que decidimos dejar para mañana la visita al peculiar mercado de la Estación Central de Tren, donde buscaremos antiguas cámaras analógicas de marca “Zenit” y sellos de la época soviética para regalar a nuestros mayores.

Por hoy ha sido suficiente, así que tomamos el tranvía Nº 1 para regresar al centro y descansar de una larga jornada en nuestro cómodo alojamiento.

Conociendo Suecia; el arte urbano del metro de Estocolmo



Suecia ofrece un sinfín de matices turísticos para sus visitantes, que se sorprenden no solo con su geografía tan exquisita o su arquitectura clásica, sino además por su impronta artística urbana, como es el caso del famoso metro de Estocolmo, su ciudad capital.

Considerado uno de los más bellos de Europa, el sistema de metro de Estocolmo brinda a sus usuarios una experiencia artística que estimula sus sentidos y agrada al alma, al representar en sus paredes hermosísimas obras de arte urbano cuyos colores brillantes deleitan el espíritu alejando el estrés cotidiano.

En cada parada se puede disfrutar de sus corredores que brindan un verdadero festín visual, que sumerge a los viajeros un mundo mágico subterráneo, estimulando sus sentidos y proyectando su imaginación para que por un instante se traspase los límites de la realidad.

El metro de Estocolmo cuenta con 100 estaciones, de las cuales 47 son subterráneas y como dato histórico la construcción del gran sistema comenzó en 1941, siendo la apertura de la última estación en 1994. Entre sus cavernosos interiores se puede apreciar texturas rusticas naturales, así como otras de mosaico o incluso la incrustación de estatuas románicas.


El metro de Estocolmo se puede considerar sin lugar a dudas una galería de arte gigantesca y un paseo imperdible para incluir en cualquier recorrido destinado a descubrir la cultura sueca, ya que podremos encontrar más de 110 obras de arte creadas por 150 artistas en cada estación de conexión.

En la estación Solna Centrum de la línea azul destaca por su aspecto cavernoso, con techo de color rojo brillante, mientras que las paredes de la estación representan un bosque de abetos que se puede apreciar por casi un kilómetro de largo.

Ir de compras por Gasgow



Si te encanta ir de compras, Glasgow es tu ciudad. Poco más se puede hacer en esta ciudad, más que dejarse encandilar por las hileras de tiendas y escaparates que uno encuentra en todas y cada una de las calles. Parece mentira que apenas a una hora de viaje encontremos su vecina Edimburgo, puesto que a parte de pertenecer a Escocia y que la gente habla en inglés, poco tienen en común. Lo primero que te dan nada más llegar a la ciudad es un plano con todas las tiendas visitables. Cualquier cosa que busques probablemente la encontrarás aquí.

Sin duda esta ciudad es una de las muestras más evidentes de lo que supuso la industrialización para un país como es el Reino Unido. Son muchos los contrastes que vemos entre los grandes edificios de la burguesía y los barrios obreros. Tal vez sea un turismo diferente, y una historia menos conocida. El mejor modo de ver contrapuestos estos dos mundos es dar un paseo cerca del río y comparar desde los variados y diferentes puentes que unen la ciudad.

Otro aspecto que tal vez sea desconocido de esta ciudad es que ha sido escenario de algunas películas como Trainspotting o Querido Frankie (ambas cintas muy recomendables), que, aunque no presten una especial atención a sus calles, uno no deja de reconocerlas cuando visita Glasgow.

Como muchas otras capitales europeas, Glasgow también presta atención al arte y la cultura, y también podemos visitar algunos de sus museos, como la Galería de arte moderno (Gallery of Modern Art) o la galería de arte Kelvingrove (Kelvingrove Art Gallery and Museum).

A nivel gastronómico la cocina escocesa no presenta muchas diferencias respecto la inglesa: más allá de las sopas no encontramos demasiado para degustar. Es por ello que cuando recorremos Glasgow es altamente difícil encontrar restaurantes dedicados a la comida autóctona y excesivamente fácil dejarse caer en un italiano, un francés... o incluso un restaurante español. Sin duda una curiosidad muy interesante, la del “restaurante andaluz” que podréis encontrar muy cerca de la estación central de trenes, puesto que los platos suenan a España, pero sus gustos saben a Inglaterra.

Destinos para el Puente de Diciembre


 

Se acerca el puente de diciembre y los que puedan disfrutar un poco de tiempo libre y una tiempo para una escapada tendrán una serie de recomendaciones de destinos para aprovechar un viaje de fin de semana.



Puente de diciembre en Roma

La famosa ciudad italiana donde se encuentran el Coliseo Romano y el Panteón de Agripa, entre otras joyas de la antigüedad, es un destino increíble para disfrutar de una escapada para el puente de diciembre. Se trata de una ciudad repleta de actividades culturales y con algunos de los mejores restaurantes y hoteles del continente europeo.

El puente de diciembre dura 4 días y es una excelente oportunidad para conocer algunos de los puntos de interés más importantes de Roma, y si bien el tiempo no es suficiente para conocer toda la ciudad en su profundidad, si podemos visitar algunos de los puntos más importantes como el coliseo, el foro o el famoso barrio de Trastevere.


Visita a Londres para esperar la navidad

Otra forma de aprovechar el puente de diciembre es visitando la ciudad de Londres, una joya arquitectónica de Europa repleta de edificios importantes y donde además podremos prepararnos a fondo para recibir la navidad.

El puente de diciembre es ideal para ir comprando regalos o decoraciones especiales y si aprovechamos el tiempo libre de nuestro calendario laboral podemos comprar regalos únicos en la ciudad de Londres mientras paseamos y recorremos los puntos más importantes de la ciudad, como la Abadía de Westminster, el Palacio de Buckinham y el Parlamento Británico.


Oporto, la joya portuguesa para el puente de diciembre

Aprovechar la escapada del puente de diciembre para conocer el famoso destino costero de Oporto, disfrutar su música, su vino y sus edificios más famosos es una excelente oportunidad para recorrer otro de los destinos europeos de gran renombre en el circuito turístico europeo.

¿Que destinos prefieres para este puente de diciembre 2012?

El Hotel Alliance en Lieja


¿Estás buscando un hotel increíble para disfrutar tus vacaciones en la provincia de Lieja, Bélgica? Entonces has llegado al lugar ideal porque en Viajary Viajes hoy reseñamos el hospedaje en el prestigioso Hotel Alliance de 4 estrellas en la ciudad de Lieja.

La capital de la provincia de Lieja, en Bélgica, ha ganado popularidad con el paso de los años gracias a la fuerte presencia de obras arquitectónicas de lujo del arquitecto Calatrava que se encargo de la Estación de Guillemins, el Museo Grand Curtius dedicado a la ciudad y su historia, y el Palacio de los Príncipes Obispos.

Viajar a Bélgica y conocer a fondo estas increíbles obras arquitectónicas viene de la mano de hospedarse en un hotel cómodo, confortable y de calidad, cualidades todas que logra cumplir el Hotel Alliance en la calle Esplanade de L'europe 2 en la ciudad de Lieja.

El hotel está emplazado en medio de la ciudad y consigue combinar la excelente atención de un hotel céntrico con la calidad 4 estrellas de un establecimiento de lujo. Está a solo 2 kilómetros de la estación de tren y a 80 kilómetros del aeropuerto de Bruselas.

Entre los múltiples servicios que se ofrecen en este hotel de Bélgica se encuentran la recepción abierta las 24 horas, atención médica, información turística, servicio de lavandería, caja fuerte, piscina, sauna y bar.

Las habitaciones están decoradas con un estilo moderno y práctico, pensadas tanto para viajes de lujo y descanso como para viajes de negocios. Al tratarse de una ciudad cercana a la capital, Lieja es excelente para los que desean Bruselas sin hospedarse en la ajetreada capital. Además hay atracciones edilicias muy atractivas para divertirse recorriendo el interior de Lieja.

Si quieres viajar por Europa y conocer ciudades históricas entonces la opción del hotel Alliance en Lieja es ideal para conocer el interior de los países más atractivos del continente.

Conociendo Irlanda, tierra de leyendas



Historias de hadas y duendes envuelven en un halo mágico a las tierras de Irlanda, un destino turístico inolvidable donde se podrán conocer sus místicos castillos y lagos, en tours mágicos por esta maravillosa tierra de tréboles y duendes.

Un poco de historia

Se cree que Irlanda fue colonizada alrededor de 6000 aC y la agricultura se desarrolló casi 2000 años más tarde, fue invadida alrededor del 300 aC por personas de origen celta (gaeles) de Europa Occidental, quienes dejaron una marca indeleble en el país y su cultura.

Los celtas de Irlanda después se subdividieron en los 32 condados y cinco provincias, cuatro están en uso hoy en día además de Meath que fue separado en ese momento (Leinster). Irlanda quedó fuera del control del Imperio Romano, ya que nunca fue invadido por ellos a diferencia de la mayor parte del resto de Europa occidental, algo que para muchos avala la existencia de la magia celta que la protegía de los enemigos.

Conociendo Irlanda


Una visita a Irlanda ofrece una experiencia inolvidable, ya que vivir unas vacaciones en esta tierra mágica se tornará en una historia que contará por toda su vida a la vez que se arraigará en sus mejores recuerdos, ya que sentirá las leyendas a flor de piel.

La ciudad de Belfast y el paisaje mágico de Antrim, así como la Calzada de los Gigantes, Castillo de Belfast, Catedral de Santa Ana, Grand Opera House, Queen's University Belfast, en particular convierten al Norte del país en un gran destino turístico. Sus pueblos y ciudades son ahora vibrantes y multi-culturales con un ambiente ruidoso, enérgico y cosmopolita al mismo tiempo que brinda un paisaje rural que conserva el encanto relajado y el patrimonio de la antigüedad.

A pesar de los grandes cambios de los últimos años, Irlanda siempre mantiene y mantendrá largas tradiciones y los valores que la hacen única, con un paisaje salvaje y romántico bordeado de impresionantes costas, hierba verde exuberante, montañas majestuosas y pintorescas aldeas rústicas en combinación con la calidez de renombre mundial y la hospitalidad de su gente que la convierten en destino imperdible.

Edimburgo: Ciudad de ensueño . Parte II



Cada ciudad tiene algo que la hace única y especial, algunas se destacan por modernas, otras por antiguas, cosmopolitas, paradisíacas o románticas. Este último, es el caso de Edimburgo, uno de esos lugares en el mundo cuyo ambiente mágico y personal le dan un sello que la identifica.
Pequeña y dueña de monumentos hermosos y rincones que rebosan encanto, la Capital de Escocia es el destino perfecto para aquellos viajantes que disfrutan las historias de fantasmas, es que los paseos por las calles adoquinadas, callejones estrechos y  el castillo que se levanta en lo más alto de la colina, recuerdan a una película de terror.

El Castillo de Edimburgo, se alza en un afloramiento rocoso y domina desde allí el paisaje de la ciudad, ofreciendo a los turistas unas vistas panorámicas de lo más increíbles de toda la urbe. Sin lugar a dudas desde aquí los viajeros podrán llevarse los mejores retratos.



También se puede disfrutar de un paseo por la Royal Mille para llegar hasta el palacio de Holyrood House, y será posible perderse andando por las estrechas edificaciones de la Old Town; es que Edimburgo es una ciudad ideal para llevar a cabo largos paseos.

Extensos parques y deliciosos jardines engalanan la ciudad, como los jardines de Princes Street o el Jardín Botánico. Allí dejar pasar el tiempo respirando el aire puro del campo y relajarse durante horas es el plan ideal para cualquiera, sobre todo para aquellas parejas de enamorados que visitan la ciudad.

También y para completar solo algunos de los muchos entretenimientos que Edimburgo propone, se puede organizar una excursión hasta los Lothians, donde las casas antiguas, los castillos de cuento, las capillas medievales y los pueblos y aldeas históricos te hacen viajar en el tiempo.

Sencillamente Edimburgo se convierte en una experiencia deliciosa, única e inigualable para el viajero.


¿Quieres vivir este capricho tu también?.

Descubriendo la maravillosa ciudad de Viena



Capital de la música y el vals, rebosante de encanto y estilo propio, Viena se presenta ante el viajero como una ciudad romántica, elegante, llena de estilo propio. Como salida de un cuento, se encuentra repleta de atractivo, cultura, belleza, magia, lujo y confort.

Imponente y colmada de sorpresas, quienes planeen una escapada a la capital de Austria deberán saber que aquí los sueños parecieran hacerse reales mientras uno se sumerge entre las callejuelas medievales y las exquisitas plazas imperiales.Por tal motivo, si planeas visitar la ciudad de Viena y te agradaría conocer algunos de sus rincones más emblemáticos, representativos y simbólicos, deberás tomar nota de ciertas indicaciones para entender de qué se trata lo mejor de la antigua capital del imperio Austro-húngaro.

El Palacio de la Hofburg, imponente y majestuoso, es una verdadera ciudad dentro de la ciudad. En la actualidad cuenta con 18 edificios, el mismo alberga las coronas de los monarcas, la presidencia de la República, los apartamentos imperiales, la “Colección de Plata” y la Escuela de Equitación Española. Los visitantes a su vez, tendrán la posibilidad de dar un paseo por los jardines imperiales y escuchar, porque no, el famoso Coro de los Niños Cantores de Viena en la capilla y luego disfrutar del espectáculo que brindan los caballos lipizanos. La Catedral de San Esteban, inmenso edificio gótico dueño de valiosos tesoros y reliquias reales. El Ayuntamiento Rathaus, impresionante construcción neogótica de finales del siglo XIX.



Schönbrunn, residencia de verano de los Habsburgo, conocido como el Versalles vienés, posee unos magníficos jardines, que, siguiendo los pasos de la dinastía real de los Habsburgos, pasear entre los laberintos de setos, y sus fuentes danzantes será como viajar en el tiempo. Decorado en su interior siguiendo el estilo rococó,  se destaca entre sus numerosas habitaciones  el salón de los espejos, donde Mozart interpretó su primer concierto a los 6 años.
Pero si aun te has quedado con las ganas de conocer un poco más de Viena, entonces bien podrías ir a la Schmetterlinghaus imperial, la “Casa de Mariposas”, ubicado en un invernadero del parque Burggarten.


Para culminar te recomendamos que des un paseo por el reconocido barrio de los museos, en el que se encuentran el Museo Leopold, el de Arte Moderno o el pabellón Kunsthalle


Deslumbrante, sencilla y elegante, no caben dudas que Viena es un destino que no decepciona a quien la visita. ¿O acaso no te apetece a ti también, descubrir la gran riqueza cultural de la capital austriaca?

Viaja a Bruselas y disfruta de su cerveza


Una escapada a Bruselas nos da la oportunidad de disfrutar de los innumerables monumentos y atractivos turísticos de la ciudad, pero no solo eso. Viajar a esta capital belga es una oportunidad única para disfrutar también de los bombones y la cerveza, dos de las principales delicatessen gastronómicas del país.

Una visita obligada durante nuestra estancia en Bruselas es la increíble Grand Place, conocida por los impresionantes edificios que la rodean, como el Hôtel de Ville, el Ayuntamiento, la Maison du Roi y las casas de los gremios, cada una con su nombre tradicional.

Pero los lugares interesantes de Bruselas no acaban aquí. El Museo Magritte, la arquitectura art noveau de Victor Horta, el famoso Atomium y la estatua de Manneken Pis son lugares inevitables para los turistas de la ciudad.


De todos modos, visitar Bruselas y no probar la cerveza tradicional del lugar es casi un ‘pecado’. En la cervecería L’Arbre d’Or se encuentra un museo dedicado a esta bebida donde aprenderlo todo sobre el proceso de fabricación, además de realizar una degustación de distintos tipos.

También es imprescindible acercarnos a conocer la Cantillon, la única fábrica de Bruselas que continúa creando cervezas de fermentación espontánea, y las sorprendentes cervezas lambic. Si somos verdaderos aficionados a esta bebida, sin duda también nos llamará la atención el Museo Schaerbeekois de la Cerveza, que recrea una fábrica antigua con materiales auténticos, además de mostrar una gran colección de botellas.

Si tenemos la fortuna de contar con unos cuantos días más para alargar nuestro viaje por Bélgica, merece la pena que incluyamos en nuestra ruta la región de Valonia, al sur del país. Aquí, la cerveza sigue siendo una constante, como en la abadía de Maredsous, un monasterio donde se comercializa también una marca de cerveza y una de queso, de la mejor calidad que nos podamos imaginar. 

¿Has viajado alguna vez por Belgica? ¿Que te ha gustado mas?